Navalguijo (1.230 m) ----------El Pelao (2.215 m)
Duracion estimada: 3 horas y 15 minutos

     C
omo ya se cuenta en el recorrido de Navalguijo a la laguna de Caballeros, a Navalguijo se llega por carretera local desde Barco de Ávila. Aparcar a la entrada del pueblo.
     Se comienza el itinerario en el puentecillo que hay en la carretera justo a la entrada de la población. Dejando el puente y las aguas de la garganta de San Miguel que pasan por debajo de él, a mano izquierda. La senda se inicia, dirección Oeste, por delante de una construcción para guardar ganado y va pegada a un vallado de prados. Rápido se despega un poquito a la derecha para esquivar una era granítica a través de un pequeño collado, y luego sigue bordeando los cercados prados, salpicados de hermosos robles. A cuarto de hora, el sendero tras bajar un poquito vira a la diestra para hacernos cruzar el arroyuelo, nos mete por una calleja estrecha que forman unas vallas de piedra, y nos planta en un espeso brezal donde el camino se bifurca. Nosotros seguimos a la diestra en sentido ascendente.
     El camino faldea, según vamos avanzando fianqueados por brezos se vuelve más empinado, y pasa por una zona soleada conocida con el nombre de Solana del Pajonal. Poco a poco el brezo aparece mezclado con molestas retamas y luego con fastidiosos piornos, mientras se sigue faldeando entre la espesura,dentro ya de los limites que enmarcan a la garganta de la Lanchuela o Arguijo.

     Hay un momento en que se acaban los matorrales y salimos a un claro. Es un prado en pendiente en la zona denominada La Berzeosa. El sendero nos lleva, atravesando la pradera por su parte iferior a la escasa corriente de agua de La Gargantilla (1 h y 15 minutos de marcha). Girando a la izquierda cruzamos el riachuelo y tras un breve ascenso por un sendero (apenas visible), nos quedamos situados en la cuerda de Peñas Luengas. Por ella, virando a la derecha, dirección Oeste, comenzamos una ardua subida sin camino y sorteando piornos que afortunadamente en principio no son muy frondosos.
     A las dos horas de marcha alcanzamos unas gruesas rocas, el sitio conocido como la cueva de la loba. Nombre que nos recuerda que el lobo (Canis lupus) habitó en Gredos hasta varías décadas. Mítico animal incompatible, al parecer, con la especie humana.
     Diez minutos más de duro y dificultoso progreso, y llegamos hasta una valla de piedra situada en la cuerda principal. Cumbre que tiene el nombre de Prado Campo y que une el pico del Collar con el del Pelao. En el lado oeste se da vista a la parte de la garganta de la Nava.
     Viramos a la izquierda para tomar dirección Sur y continuamos adelante por la cuerda. Se afronta en primer lugar un duro repecho por un pedregal verdinoso. Salvada esta primera cuesta vemos al frente como se yergue la ansiada cumbre del Pelao, continuamos un cresteo pedregoso y dominador de un agreste paisaje. Y al fin, alcanzamos la cumbre, luego de haber salvado otros dos fuertes desniveles, a las 3 horas y 15 minutos de marcha. El Pelao es un pico bonito en la distancia. Sus vista muy amplias y reconfortantes: a poniente, la laguna de la Nava arrebujada en el Corral del Diablo y escoltada por el pico del mismo nombre.
     A naciente, la profunda hondonada del recóndito y maravilloso valle que alberga a Navalguijo y Navalonguilla. Y a lo lejos El Tormal, Sierra llana y los picos más altos de Gredos. Al Norte Barco de Ávila y multitud de pueblos diseminados. Al Sur, el cercano pico del Pelao Bernardo.

Volver al principio de la pagina



Ir a la Pagina Anterior